Rodillo

El primer paso es comenzar con la piel perfectamente limpia, después puedes aplicar el producto para el cuidado de la piel de tu preferencia.

Una vez que la mayor parte del producto haya penetrado tu piel, es momento de utilizar el rodillo.

 

Frente:

Desde el centro de la frente, moviéndose ya sea de izquierda o derecha, comenzando en el centro y rodando lentamente hacia la oreja. Repite de 3 a 6 veces sobre la misma zona.

Ojos:

En este paso utilizaremos el pequeño rodillo, pásalo por la zona del contorno de los ojos, se recomienda hacerlo 3 veces alrededor de la cuenca del ojo, desde el borde interior hacia afuera, presionando apenas muy suavemente en el lagrimal.

 

Nariz:

Coloca el rodillo pequeño entre tus cejas, de forma descendente llévalo hacia tus mejillas pasando por el contorno de tu nariz. Esto ayudará a aliviar la sinusitis, se recomienda pasar el rodillo 2 o 3 veces por cada lado durante 2 minutos.

 

Mejillas:

Coloca el rodillo grande en tus mejillas y comienza a deslizarlo de adentro hacia afuera en dirección a tus orejas. Repite de 3 a 6 veces sobre la misma zona por 2 minutos.

 

Mandíbula y cuello:

Los movimientos del rodillo también serán de adentro hacia fuera, especialmente en la parte inferior de la mandíbula. Repite el proceso de 3 a 6 veces por cada lado por 2 minutos.